Interpretó la Cooperativa desde un comienzo que debería haber una forma de seguridad social fundada en la solidaridad, distinta de la que el Estado ofrece y promueve; y que bien valdría la pena hacer un esfuerzo por ofrecer a sus asociados formas complementarias de seguridad social que surgieran del esfuerzo común de todos sus miembros mediante la constitución del Fondo de Seguridad Social que hoy alcanza ya $5.000.000.000 y que, siendo de todos los asociados, no es de ninguno en particular.

 

Este programa ha establecido, sin costo para el usuario, el pago de compensaciones en dinero, calculadas sobre el aporte pagado por el afiliado con anterioridad no inferior a un (1) año, cuando se dan ciertas circunstancias calamitosas amparadas dentro del servicio. Ellas son:

 

     Compensación en caso de muerte de asociados

 

 

     Compensación en caso de incapacidad total y permanente

 

 

     Compensación en caso de muerte de deudores

 

 

     Compensación en caso de incapacidad transitoria 

 

 

 

 COMPENSACIÓN VITALICIA

 

 

Este es un servicio que puede considerarse como extensión del Sistema de Seguridad Social, sufragado por el asociado. En virtud de esta compensación, se pagará mensualmente a los afiliados al Sistema, una suma de dinero a partir del momento en que cumplan una determinada edad y durante el resto de su vida. Al momento de inscribirse, los afiliados señalan, entre 50 y 65 años, la edad a partir de la cual disfrutarán de la Compensación.

 

El servicio se prestará a quienes paguen el aporte correspondiente. El valor de dicho aporte  se determina con  base  en  las expectativas de vida de los afiliados. Así, dependerá de la edad presente del afiliado, la edad a partir de la cual comenzará a disfrutar de la compensación, valor de la unidad y número de ellas que suscribe. A mayor edad de ingreso, mayor aporte, a menor edad para disfrutar del beneficio, mayor aporte y a mayor edad para recibir la compensación, menor aporte.